Primeros pasos para crear un blog

Primerospasosparablog

Sea para uso corporativo o personal, la primera decisión que uno debe tomar para crear un blog es, precisamente, la conveniencia de hacerlo. ¿Estás realmente preparado para mantenerlo con vida? ¿Eres capaz de fomentar el debate y crear contenidos que gusten? ¿Qué vas a hacer si te dejan un comentario negativo?

Estas y muchas otras dudas entran a formar parte de la misma esencia del proceso creativo del blog. Pero dejando aparte estas vicisitudes, que una vez superadas te darán el impulso necesario para convertirte en un auténtico blogger, en los primeros pasos para crear un blog tendrás que tomar otras decisiones no menos importantes y que marcarán el futuro de tu sitio.

  • El objetivo. Esto es fundamental. Sin saber dónde quieres llegar es imposible que llegues a ningún sitio. Debes decidir si tu objetivo es ganar dinero con el blog o simplemente contar historias; si quieres dar publicidad a tu empresa o promocionarte personalmente como fotógrafo; si tu blog va a integrarse dentro de la web de la empresa o va a funcionar independiente. El objetivo es imprescindible para seguir. Es el primer punto a la hora de crear un blog.
  • Elegir la plataforma de nuestro blog: existen numerosas a lo largo de la triple uve doble y uno puedo llegar a sufrir verdaderos dolores de cabeza para escoger la correcta. No hay que buscar demasiado; bajo mi punto de vista, WordPress, Blogger, Ghost o Medium son las plataformas para blog más recomendables. Y, posiblemente, WordPress la más polivalente y, a largo plazo, la que más posibilidades te dará; sobre todo si estás creando un blog profesional.
  • Dominio del sitio: ¿gratuito o de pago? Evidentemente, si hablamos de blog corporativo debo recomendar un dominio propio de pago que te permita ampliar el servicio en un futuro y, lo más importante, reservar tu nombre para que nadie te lo “robe”. En el caso de un blog personal, hay plataformas que ofrecen un dominio gratuito perfectamente válido.
  • El diseño: la gran duda. La mayor inversión de tiempo. El mayor conflicto cuando uno implementa el blog. ¿Qué plantilla escojo? ¿Qué colores utilizo? ¿Cuántas columnas? ¿Dónde inserto mi logo? Muchas dudas que uno debe relajar y sintetizar en un punto: ¿qué tipo de blog quiero y qué idea quiero transmitir a mis lectores? En un blog, el contenido no debe ser engullido por una plantilla demasiado cargada ni desordenada. Conviene más, sobre todo al principio, escoger una plantilla elegante y funcional para que, según generes contenidos y surjan nuevas necesidades, le vayas añadiendo plugins y módulos extra. Pero todo con orden y por un objetivo claro.
  • La difusión: bombardear a conocidos y extraños con correos electrónicos, SMS o whatsapp informándoles de la existencia de tu blog, por sí sólo, generará poca interacción. Prueba a crear tu primer post y envía un extracto con el enlace a la página. Eso generará curiosidad y conseguirás que mucha gente acceda por primera vez al blog. Si, además, lo completas con un perfil en las principales redes sociales, posibilitas la suscripción al blog y eres capaz de crear contenido de interés, la difusión la tienes garantizada.

Y ahora, ¡a empezar! ¿Creías que ya estaba todo hecho? Ni por error: ahora empieza de verdad el trabajo del blogger. Plantéate desde un primer momento una estrategia de contenidos, con una temática definida y una planificación cronológica. Lee blogs de temática similar para aprender y crear sinergias. Mejora tu redacción y tus conocimientos de diseño. Introdúcete en el mundo del marketing, del SEO y de la gestión para fidelizar a tus lectores y conseguir tus objetivos.

En definitiva, bloguea…

Deja un comentario